domingo, 21 de octubre de 2012

LA DIGNIDAD


LA DIGNIDAD
Eloy Lobo Gris
octubre 21 de 2012

Hace tiempo que he pensado escribir sobre esto, pero no había logrado darle la fuerza en mi corazón y mi cerebro para hacerlo, aún cuando muchos sucesos me estaban impulsando a ello.  Ya terminé de dar vueltas y vueltas y ahora convierto en letras legibles, mis pensamientos.
 
Voy a comenzar con los significados que tiene.

Los siguientes son los que la RAE (tomado de Internet) le da a este término, palabra acepción, etc., etc., etc.

1. f. Cualidad de digno.
2. f. Excelencia, realce.
3. f. Gravedad y decoro de las personas en la manera de comportarse.
4. f. Cargo o empleo honorífico y de autoridad.
5. f. En las catedrales y colegiatas, prebenda que corresponde a un oficio honorífico y preeminente, como el deanato, el arcedianato, etc.
6. f. Persona que posee una de estas prebendas. U. t. c. m.
7. f. Prebenda del arzobispo u obispo. Las rentas de la dignidad.
8. f. En las órdenes militares de caballería, cargo de maestre, trece, comendador mayor, clavero, etc.

Este es otro, es el que un excelente recurso que uso de Internet el  WordReference.com le da a esta tan especial palabra.

f. Cualidad de digno, que se comporta con decoro y se hace respetar:

He querido copiarlos y pegarlos para que aparezcan en este escrito tal cual y como usted los puede encontrar en la red.

Ahora mis pensamientos y mis ideas. 

Para mí, la DIGNIDAD es más que un término o palabra, y tiene una valoración o significado más profundo que todo lo que hemos leído.
El simple hecho de ver la DIGNIDAD desde la óptica de los significados, y no hacer un juicio moral del verdadero valor del término, sumado a las amplias definiciones que muchas se contradicen porque por ejemplo una persona puede tener un "Cargo o empleo honorífico y de autoridad" desde la perspectiva de la sociedad y de estos tenemos muchísimos, y no tener ni un centímetro de DIGNIDAD en su cuerpo.

La DIGNIDAD es eso que nos obliga a respetarnos a nosotros mismo en todo sentido; desde la parte material de nuestro frágil cuerpo, hasta la sustentación de nuestras opiniones y pensamientos. 

La DIGNIDAD nos lleva  por un camino que debe ser sin retorno, que coloca nuestras vidas en un escenario de conducta que fortalezca nuestro caminar porque nos respetamos y por ende debemos respetar a los demás.  Eso que debe salir a flote cuando vemos que se comete una injusticia contra alguien, cuando le roban las tierras a los pobres o a los nativos. Eso que debe hacer que eleves tu voz contra el aborto, contra la manipulación publicitaria de los niños, las mujeres, los ancianos o las personas con alguna limitación física, que no las hace inferior; contra las decisiones de ese varón o mujer que se supone debe representar los intereses de toda la nación, y que lo que hace sin reparo es robarnos la esperanza. 

La DIGNIDAD es eso que impulsó a nuestros ancestros nativos a enfrentar con valentía a los usurpadores, colonizadores, conquistadores y ladrones a su llegada a este continente. 

LA DIGNIDAD es eso que debe colocarte en una cruz, por la defensa del Hombre y por favor no me hablen de género, porque DIOS CREÓ AL HOMBRE, "Varón" y "Mujer" los creó.

La dignidad es intrínseca en nosotros los humanos. Es una esencia que DIOS nos dio en Gracia. Es mucho más que una palabra, es un compromiso, es una decisión, es libertad, es honradez, es vernos como uno. 

Me avergüenzo de muchos Varones y Mujeres que se atreven a dar sus rostros, defendiendo cosas y causas indefendibles y me avergüenzo y hasta me entristezco, porque eso para mí es una muestra de que ellos no tienen DIGNIDAD.

Me da mucha pena con los que lean este escrito y respeto su opinión si lo adversen, pero inicio el cierre de este, con unas palabras, que el Quibián Veragüense, el primer NATIVOAMERICANO que se atrevió a enfrentar al ciudadano español llamado Colon, cuando por primera vez tocó tierra firme continental en 1503, y que lo hiso aquí en lo que hoy es Panamá; que para aquellos que lo ignoran, formaba parte de esta región que incluye Centro América y una pequeña parte de Sur América, y se llamaba Veragua, le dijo: "La tierra no puede tener dos dueños" y luego de esto se sumergió en una lucha por LA DIGNIDAD de su pueblo y por la soberanía de esta tierra y el continente; sentimiento que no sé donde se perdió o si murió con nuestros ancestros nativos como él mismo, como Urracá, Nomé, Panquiaco, y hasta Victoriano Lorenzo.

LA DIGNIDAD cuando se posee, te obliga a conducirte con justicia, con amor y respeto a los demás, con claridad de acción, te fortalece, para alzar la voz contra la inmoralidad, la deshonestidad, la corrupción, la riqueza según la sociedad y las leyes humanas legalmente adquiridas, pero no sustentable moralmente, contra la muerte promovida por los poderosos, contra la hipocresía de la libertad de expresión ejercida por algunos, contra la usurpación y manipulación del poder, contra, la justificación de la guerra, contra la vergüenza de ostentar el titulo del hombre o la mujer más rico, contra un premio recibido pero no merecido, contra la pobreza de la mayoría y la riqueza de unos cuantos, contra algo novedoso que le llaman Responsabilidad Social Empresarial, en fin contra todo aquello que ofende a DIOS y por si lo ignoramos todo lo que atenta contra el hombre y contra la tierra, ofende a DIOS, porque todo absolutamente todo lo que se ve, y se siente, tiene el ESPIRITU DE VIDA DE DIOS. 

Si alguien desea argumentarme algo en contra de lo que para mí es la DIGNIDAD, estaré en espera de él.