sábado, 25 de abril de 2015

¿ESTOY CONSIENTE DE MI VIDA?

¿ESTOY CONSIENTE DE MI VIDA?

Eloy Eleazar Valderrama Morales
Bajo el cielo de DIOS, el 25 abril 2015

Debemos atrevernos a hacer transformaciones radicales, que nos permitan corregir el rumbo.

Las conversaciones de cafés, de oficinas, buses, autos, restaurantes, salones de clase, no van a lograr aquello que debe estar acompañado de una acción decidida sin que eso implique la violación de la DIGNIDAD del hombre.
No podemos seguir siendo como aquellos que tras un escritorio y en aire acondicionado, que a la postre son parásitos de la humanidad; se muestran como sabios pero que en la práctica demuestran, prefiero pensar en ignorancia o incapacidad más que en malignidad.

No podemos seguir hablando de ética y Moral, escondiéndonos detrás de esas palabras, como el avestruz cuando mete la cabeza en un hoyo.

Cuánta gente más en el mundo debe sumarse a la lista de muertos, en guerras, o por hambre, frío, calor, falta de agua, enfermedades perfectamente curables etc. mientras elucubramos sobre la injusticia con una tasa de café, un vaso o copa de lo que sea, haciendo gala de nuestros conocimientos pero que lo único que hace, es mostrar nuestro egoísmo. 

Parece que la oración que JESUCRISTO nos dejó dijera:

Padre mío que estás en el cielo santificado sea tu nombre, venga a mi tu Reino, hágase tu voluntad así en la tierra como en el Cielo, dame hoy mi pan de cada día y perdona mis ofensas como yo perdono a los que me ofenden y no me dejes caer en tentación y líbrame del mal.

Quién, o mejor debo preguntarme que soy, en qué me he convertido?

Para qué y a quién le ha servido lo que he aprendido o a quién más allá de mi propia gula le ha servido o he servido.

Quizás a nadie, y a la inversa, me he servido de los demás, para trepar. ¿Podré seguir así? ¿Cuánto tiempo más mi conciencia aguantará antes de colapsar?

Cuántos días más viviremos una vida carente de verdadera solidaridad, pero esa que se hace realmente, no la que me abre la cartera y entrega un billete de los que tengo en ella y con eso abono el cielo.
¿Qué estoy haciendo? Yendo el sábado o el domingo temprano al templo, para hacer uso antes de que se haga larga la fila, de la lavadora de pecados el Sacramento de la Reconciliación, que por cierto sin la enmienda de aquellos de los que pretendo el perdón, no hay de este. Luego a la Comunión que al final por la misma vida que llevo, se convierte en mi condenación.

O quizás estoy creyendo que como soy amigo del obispo, o de cualquiera de jerarquía de la administración de la iglesia, con quienes comparto cenas o eventos en los que se derrocha de todo hasta pecados y luego a la foto o las palabras ante los medios, pienso que voy a lograr resarcirme de mi responsabilidad y en eso, de la recompensa de mi pecado.

Tenemos que despertar, el enemigo nos ha aturdido hasta usando nuestra fe. Si JESÚS EL SEÑOR fue tentado, cuánto más seremos nosotros. JESÚS le dijo a sus apóstoles Oren, oren que el espíritu está dispuesto, pero la carne es débil.

En este tiempo nuestra oración tiene que ser como este mensaje de Pa Francisco

25 DE ABRIL DE 20 1 5 09 : 15 Papa: “Salgan de sus muros y lleven la misericordia de Dios”

CIUDAD DEL VATICANO. “Nosotros, los cristianos, estamos llamados a salir de nuestros muros para llevar a todos la misericordia y la ternura de Dios”, escribió el papa Francisco en un nuevo tuit.

Hermanos y hermanas debemos reaccionar y actuar en consecuencia al JESUCRISTO que queremos y decimos seguir, o sencillamente cuando nos toque el turno, nos iremos al infierno como muchos otros? Perdonen algunas expresiones.