miércoles, 3 de junio de 2015

El Miedo y la lucha contra él.

El Miedo y la lucha contra él.

Eloy Eleazar Valderrama Morales.
Bajo el cielo de DIOS en Panamá, 
el 3 de junio del año de Nuestro SEÑOR JESUCRISTO 2015


No hay nada más terrible que el MIEDO, Bueno, perdón, solo la AMBICIÓN es más mala. Pero el miedo, paraliza la mente, la conciencia, el cuerpo. El miedo hace posible que soportemos hasta las peores degradaciones. El miedo puede hacer sin que te des cuenta, que lo pierdas todo. EL MIEDO SOSTIENE A LOS MALVADOS (por eso la delincuencia no se detiene). Pero cuando uno reacciona es como tocar fondo y se entera que ya no tiene más nada que perder entonces también pierde el miedo y se lanza a su propio rescate.

No tengamos miedo. Su Santidad Pa FRANCISCO y sus antecesores nos impulsan a no tener miedo, pero a no tener miedo a hacer lo correcto, a ser buenos, a amar, a perdonar, a vivir con intensidad nuestra FE CRISTIANA aun cuando se puedan burlar.

No tengamos miedo de gritar y reclamar por JUSTICIA esa JUSTICIA que no enmascara revanchas, ni la búsqueda de beneficios personales y que se ampara en algo que se llama leyes, de las cuales hacen mucho uso todos los que tienen alguna forma de poder.

No tengamos miedo de reclamar respeto a nuestra y a la de los demás, DIGNIDAD de SERES HUMANOS y que es algo intrínseco en nosotros porque nos la dio DIOS.

Mateo 10:28 La Biblia de las Américas (LBLA)

28 Y no temáis a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma; más bien temed a aquel que puede hacer perecer[a] tanto el alma como el cuerpo en el infierno[b].


Hacer uso aislado de este versículo de nuestra sagrada escritura, quizás descontextualiza todo su valor, porque se lee solo hasta allí; pero cuando profundizamos en la BUENA NUEVA responsablemente, entonces encontramos el valor profundo de este, porque nos da todo aquello que necesitamos para vivir en plenitud.  Por ello les dejo lo que para mí, es el manual de la vida, y con el que puedo salvar mi cuerpo y mi alma. Se los dejo y paro aquí. DIOS LOS BENDIGA A TODOS Y TODAS.

Mateo 5 La Biblia de las Américas (LBLA)
El Sermón del monte

5 Y cuando vio las multitudes, subió al monte; y después de sentarse, sus discípulos se acercaron a El. 2 Y abriendo su boca, les enseñaba, diciendo:
Las bienaventuranzas

3 Bienaventurados[a] los pobres en espíritu, pues de ellos es el reino de los cielos.

4 Bienaventurados los que lloran, pues ellos serán consolados.

5 Bienaventurados los humildes[b], pues ellos heredarán la tierra.

6 Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, pues ellos serán saciados.

7 Bienaventurados los misericordiosos, pues ellos recibirán misericordia.

8 Bienaventurados los de limpio corazón, pues ellos verán a Dios.

9 Bienaventurados los que procuran la paz, pues ellos serán llamados hijos de Dios.

10 Bienaventurados aquellos que han sido perseguidos por causa de la justicia, pues de ellos es el reino de los cielos. 11 Bienaventurados seréis[c] cuando os insulten y persigan, y digan todo género de mal contra vosotros falsamente, por causa de mí. 12 Regocijaos y alegraos, porque vuestra recompensa en los cielos es grande, porque así persiguieron a los profetas que fueron antes que vosotros.

13 Vosotros sois la sal de la tierra; pero si la sal se ha vuelto insípida, ¿con qué se hará salada otra vez? Ya para nada sirve, sino para ser echada fuera y pisoteada por los hombres.

14 Vosotros sois la luz del mundo. Una ciudad situada sobre un monte no se puede ocultar; 15 ni se enciende una lámpara y se pone debajo de un almud[d], sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en la casa. 16 Así brille vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas acciones y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos.