martes, 15 de marzo de 2011

LA HORA DE NUESTRA VERDAD. El calentamiento global y la amenaza nuclear.

LA HORA DE NUESTRA VERDAD.

El calentamiento global y la amenaza nuclear.

Voy a poner en perspectiva mi opinión sobre un tema en particular el cual va a surgir de entre el pensamiento de este escrito.

El planeta está habitado por más de  6,000 millones (seis mil millones) de almas las cuales compartirnos el mismo habitad.  Los gobernantes y los hombres y mujeres poderosos del mundo juntos, no son ni la totalidad quizás del país más pequeño de este planeta.  Pero este grupo minúsculo de personas han venido históricamente controlando la vida de todos nosotros y los resultados son visibles.

La catástrofe natural que acaban de vivir nuestros hermanos de Japón, que no es menor a la vivida por nuestros hermanos de Haití, pone de manifiesto nuevamente lo vulnerables que somos ante la naturaleza, pero en este fenómeno nadie absolutamente nadie puede afirmar categóricamente y estoy seguro que ninguno de los expertos del mundo se atrevería a apostar su bien mas preciado, para sostener que la cercanía entre uno y otro no tienen nada que ver con el calentamiento global cosa de la que tienen manchadas las manos el grupo del que hablo al comienzo de este escrito.

Ahora y no es nuevo, sobre nuestra cabeza se levanta el espectro de la muerte nuclear de la cual nuestros hermanos de Japón son testigos reales y hay que buscar en la historia pero bien profundamente la verdad como se dio esa primera experiencia, pero también lo son todos los familiares de aquellos que en los tiempos recientes han perdido un familiar a causa de la radiación por los ensayos y porque una planta de energía nuclear colapso por usar un término bonito o se sencillamente exploto.  

Hay muchas cosas terribles en este tema, pero la mayor de todas en este momento, es que alrededor del mundo existen más de 400 bombas atómicas potenciales, porque también nadie absolutamente nadie puede decir que no lo son.  Estos instrumentos de muerte que llenan las cuentas de los poderosos aunque pareciera que no les preocupa o no les importa, de sus efectos ellos tampoco se van a escapar y no me consuela, sino que me disgusta aun más.

Creo que mas de 6,000 millones (seis mil millones) de almas no podemos seguir permitiendo que un minúsculo grupo de hombres y mujeres, sigan atentando contra nuestras vidas bajo ninguna circunstancia.  Los gobernantes y los poderosos del mundo, nos tienen a mas de 6,000 millones (seis mil millones) de almas como sus servidores, más bien como sus rehenes.  No podemos seguir tolerando esto y tenemos que por lo menos decir juntos que no vamos a permitir que nadie, nadie absolutamente nadie siga atentando mas contra nuestras vidas.  

El calentamiento global es tan real, como la incapacidad de los promotores, fabricantes, gobernantes y los poderosos del mundo, de controlar un desastre en las plantas nucleares y todo porque al final ignoran como se va a comportar definitivamente este instrumento.  Ninguno de ellos  puede afirmar que no pasará nada con ellas, que son seguras etc. etc...  No podemos seguir impasibles con el crecimiento y la distribución de artefactos atómicos distribuidos por toda la tierra, con la excusa de que es energía limpia. 

Detrás de todo esto está la avaricia, la ambición, la codicia y el desprecio de ese grupo hacia nosotros.  Cuando escuchamos a un gobernante decir categórica y autoritariamente que ellos no van a cambiar su rumbo con relación a cualquier tema o a este en particular, con ello nos demuestran e insisto, en el desprecio que sienten hacia nosotros.  Somos más de 6,000 millones (seis mil millones) de almas incluidas nuestros hijos y particularmente ellos repito nuestros hijos,  tienen derecho a un mañana al que nosotros no estamos ni invitados siquiera; ellos ese grupo, tiene la obligación de respetarnos y esto no es negociable.  ¿QUE VAS A HACER TÚ?